Mensaje a la Comunidad Cultural Ecuatoriana

Casa de la Cultura Ecuatoriana

Conoce más a JJ

Conoce más al pintor ecuatoriano José Bastidas

Conoce más al Grupo Cultural América

Noticias

Casa de la Cultura de Ecuador y Academia de Historia firman convenio de cooperación

La Casa de la Cultura Ecuatoriana (CCE) y la Academia Nacional de Historia firmaron este 4 de abril un convenio de cooperación institucional que tendrá vigencia hasta el año 2016.

Según el acuerdo....


10 millones de dólares se utilizarán para mejorar las condiciones de los núcleos de la Casa de la Cultura

Francisca Ovando / Quito

En agosto pasado, el escritor Raúl Pérez Torres se posicionó por segunda ocasión como el presidente de la Casa de la Cultura Ecuatoriana y como vicepresidente Gabriel Cisneros....


Resaltan en Latinoamérica personalidad del Héroe Nacional cubano José Martí

Quito, 23 ene (PL) Personalidades y organizaciones latinoamericanas resaltan la figura histórica de José Martí y su profunda dedicación a lograr la libertad e independencia de Cuba y la integración de....


Escritor Raúl Pérez Torres, Presidente CCE - Visita el Club Rotario de Quito

En Sesión del Club del miercoles 26 de Septiembre de 2012, tuvimos la grata visita del Señor Escritor Raúl Pérez Torres, Presidente de la Casa de la Cultura Ecuatoriana, quien nos brindó una muy....


Chávez somos todos

Hugo Chávez, memoria en las nuevas esperanzas, comandante donde no existen los imposibles. Millones de corazones se hacen piel desde tu ser. Tu caminar por la tierra marca un nuevo sur en la historia. Comandante la muerte no calza....


Representantes de Archivo Fílmico de la China visitaron la CCE

Quito, 21 dic (Andes).- Representantes de Archivo Fílmico de China (CFA, por sus siglas en inglés) visitaron la Casa de la Cultura Ecuatoriana (CCE) para realizar un diagnóstico sobre catalogación,....


Interés en la producción fílmica del país

Representantes de Archivo Fílmico de China (CFA, por sus siglas en inglés) visitaron la Casa de la Cultura Ecuatoriana (CCE) para realizar un diagnóstico sobre catalogación, preservación y....


CCE publicó edición especial de La Flauta de Ónix, del poeta Arturo Borja

La Casa de la Cultura Ecuatoriana (CCE) publicó una edición especial del libro La flauta de Ónix, de Arturo Borja, al conmemorarse, este 13 de noviembre, los 100 años del fallecimiento de este importante poeta....


La Casa de la Cultura Ecuatoriana gastó $ 340.690 en obras que no exhibe

En los últimos 4 años de gestión de Marco Antonio Rodríguez se adquirieron cuadros de 39 artistas. Las obras no se exhiben y permanecen en la “reserva”.

....


Libro “Rondando a JJ” se presentó como homenaje al “Ruiseñor de América”

Al fondo se escuchaba la voz del fallecido poeta guayaquileño Fernando Artieda recitando aquel poema dedicado a Julio Jaramillo Laurido y en una pantalla se vio pasar algunas fotografías de JJ. El auditorio ....


Un Siglo de Ausencia y Otros CuentosEn la Noche y en la NieblaAna la Pelota HumanaÁrea ChicaTeoría del DesencantoTeoría del DesencantoTeoría del DesencantoUn saco de AlacranesLos Últimos Hijos del BoleroSolo Cenizas y Otros CuentosPoemas para TocarteLos Últimos Hijos del BoleroPapiro CiegoPapiro Ciego. AntologíaSeven storiesCuentos EscogidosÁrea de Candelael tiempo, esa plumaEcuador - Perú CUENTOOSTATNIE DZIECI BOLERAVisiones Urbanas 2011Nosotros los de entonces

Un Siglo de Ausencia y Otros Cuentos


Autor: Raúl Pérez Torres

Fecha de impresión: 0 - 0

Editorial: Ecuadir F.B.T. Cía Ltda.


Estudio Crítico

Por Luz Marina de la Torre

El presente estudio pretende esbozar los rasgos literarios que marcaron nuestro país desde la incursión iluminada del tzantzismo en los años 60.

Esta referencia es vital como marco' temático e histórico desde donde nuestro autor se destaca, porque es a partir de ella, con sus rupturas y propuestas, que el Ecuador se inyecta de una fuerza creadora que avasalla lo antiguo, lo amorfo, e indica la configuración de una nueva literatura con temáticas y proyecciones diferentes al existencialismo habitual.

En esta segunda. mitad del siglo XX, nuestro país acelera su pulso literario y trata de ubicarse en planos contemporáneos acordes al mundo circundante. La segunda parte del estudio, dirigido pedagógicamente al amplio grupo estudiantil y de lectores interesados en la teoría literaria, se centra en el análisis estilístico de la obra del autor, en la recurrencia deformas literarias más empleadas por el mismo.

Esperamos que este trabajo muestre al autor; su calidad, su quehacer, su fibra vital; aporte conocimientos concretos al estudio de la literatura y satisfaga la expectativa estética del lector.

El Autor y la época

Para mediados del siglo XX la literatura ecuatoriana se proyectaba desde una cima fundamental, a partir de la Revolución Liberal de 1895. Con características progresistas y revolucionarias, venía fuertemente cohesionada a los conflictos socio-políticos de la época.

La visión objetiva y realista acerca del trabajo artístico, que tiene sus mayores representantes en el grupo de Guayaquil, Jorge Icaza, Angel Felicísimo Rojas, entre otros, marca la tendencia comprometida y justiciera que, años después, se convertiría en la tónica vanguardista de la literatura.

Alrededor de la década de los años 40 nace la mayoría de los autores más importantes de la literatura actual en nuestro país.

El Ecuador de ese entonces es:

Una sociedad fundamentalmente agrícola y artesanal en la que ni siquiera el sector dé punta, constituido por la actividad agraria de exportaci6n, era un modelo de eficiencia teórica o de relaciones sociales modernas. En general todo el pais era una entidad invertebrada, donde las distancias no se median propiamente en kil6metrosslno por el rigor de las penosas carreteras de los caminos de herradura y los chaquiñanes.

Las relaciones sociales, los medios de comunicación, las relaciones de producción eran, según testimonios de la época,' abúlicas y exasperantemente locales. "Personalmente lo recuerdo como un mundo insípido y sin misterio, dotado de una transparencia que hasta hoy me causa horror2."

Es en este estado de cosas, donde y cuando nace Raúl Pérez Torres, hijo de ese tiempo desprovisto y desaliñado.
En el principio un pequeño hilito solitario, de grandes ojos asombrados, suspendido de otro.

En el principio era el verbo, el verbo que de los sólidos cimientos de la luz extrajo todas las letras del vacío; y de los nublados cimientos del aliento fluyó el verbo, y tradujo al coraz6n los primeros caracteres del nacer y el morir3.

Época de umbral, antecesora estática de décadas de transformaciones y reveses, que confrontaran al ser pueblerino y localista, con la cosmovisión del hombre moderno, con su conflicto existencial, con su individualidad y su quehacer.

Los años 60 fueron delineados en el plano internacional por la guerrilla latinoamericana. Principalmente. En nuestro país se adopta la conducta, si bien no como proyecto social, sí como conciencia vital. de guerrilla intelectual, ramificada en todas las artes.

En las letras, predomina la poesía escrita o declamada en lugares públicos. En el año 1961 irrumpe el Tzantzismo, simultáneo a otros grupos literarios de América Latina.
El exótico significado de la palabra, sintetiza el estado recargado y romantiquero de la literatura de ese momento, liderado por el grupo "Caminos"" que cantaba "a lunas y estrellas, sin llegar á conectarse con las raíces de la tierra; y demanda, además una posición ideológica que considera al momento histórico como inspirador de una literatura de denuncia que maneje con la misma fuerza la pluma o el fusil.

Como faros inmensos habían abierto camino César Dávila Andrade y Jorge Enrique Adoum, a quienes, los nuevos creadores aceptan y continúan. El grupo Tzántzico, inyecta, creativa mente, a la sociedad con. Una poesía renovada, no provinciana y revolucionaria; en la temática, en la técnica y, sobre todo, en el espacio receptor.

El lenguaje se enriquece con formas populares, el arte emigra a cafés, aulas, revistas culturales, etc.

La poesía "baja" de su pedestal, y se involucra con el obrero, el estudiante, él hambre, el sindicato, la justicia social. Tiende lazos a través de la tierra y se identifica con los derroteros universales y sociales del hombre; crece en perspectiva vital, en savia creadora.

El tzantzismo tiene una consigna: destruir el pasado, lo caduco, lo inútil, lo retrógrado. Reducir las cabezas de la clase dominante.

hay que agarrar al toro
por las astas sonriendo
a nuestros compañeros
que ya lo han rodeado
y nos apoyan con el gesto4.

Fue un movimiento alrededor del cual, la intelectualidad se consolidó y creció enormemente.

el agua,
siendo, torrente,
dulcemente
quiebra la dureza
de los montes.
Igual
nuestra corriente humana,
siendo cascada,
tiempo mediante,
minará la fuerza
de lo establecido5,

Hacía los años 70, el Ecuador se convierte en uno de los países de más alto crecimiento económico en América Latina.

Las ciudades amplían sus límites, especialmente Quito y Guayaquil. El consumismo hace su definitiva aparición, un sistema alienante de formas de pensar y actuar se desarrolla en la juventud. Una avalancha de sensaciones visuales, auditivas, vivenciales determinan su aprehensión del mundo.

La época petrolera ha comenzado; la industria, los tipos de oferta y demanda, las relaciones sociales, los medios de comunicación colectiva siguen nuevas estructuras, determinan otras formas de vida. El individuo de la comunidad desarrolla cada vez más su introspección. La sociedad empieza a asfixiarlo ruidosamente y él bucea desde los linderos de su propia libertad y conflictividad emocional y filosófica.

La posibilidad creadora, inmensa cerno el planteo existencial de Jean Paul Sartre, Kierkegaard, Camus; el deslumbramiento del realismo mágico de Carpentier, García Márquez, Cortázar; el espectáculo tétrico y latigueante de Nagasaki e Hiroshima; la abulia local, la inestabilidad política; - son factores que inciden en los derroteros culturales de nuestro país.

En este ámbito nace el Frente Cultural. Sus autores se sumergen en la angustia de las búsquedas formales, el rompimiento de valores establecidos, en la experimentación creativa y en la.construcclón de una línea política que camine a la par con el arte.

Para Raúl Pérez, miembro del Frente Cultural, la opción está dada. Un innato sentido de tiempo y de historia le pertenecen, "sí me gusta la vida, Pero desde -luego con mi muerte querida y mi café... 6"

Cargado de despojos del siglo pasado, frente a espacios abismales de color, de palabra, de vivencias,' bordea la cuerda floja entre sus propias alternativas, las de su sociedad y las del mundo. El siguiente fragmento pertenece a su primer libro de cuentos, publicado en el año de 1970: Será forma de vida; algo así como ser periodista o ejecutivo, o médico. Sí, yo. soy loco, ésta es mi nueva profesión7".

Desde el Colegio Nacional Mejía y la Universidad Central, nuestro autor, marcado por la ternura y la realidad escribe poesía, artículos, cuentos.

Militante de la Izquierda y sus ideales, porfía el oficio Que ha dado sentido a su urgente necesidad de justificación y justicia en la vida: "el proceso de transformación conducido por las clases explotadas exige nuestra participación, en el sentido de investigar, aprehender, divulgar y desarrollar la cultura del pueblo8".

En los mismos años 70 sale a la luz, la revista literaria La Bufanda del sol, órgano de, difusión del Frente Cultural, Que alberga, básicamente, a creadores nuevos y algunos representantes del tzantzismo.

Esta revista-taller es 'la colmena abundante donde se creará y reproducirá una parte de la mejor literatura de nuestro país, tanto en prosa corno en lírica. Los autores tienen un mayor sentido profesional, en la mayoría de los casos, debido a su militancia política.
A partir de Da llevando, Raúl Pérez arremete el tiempo con ímpetu febril y al llegar el año 1980 ha escrito cinco libros más, de excelente calidad. '

Me gusta esta literatura. En el reconozco el pulso de una generación nueva, que tiene cosas que decir y ganas de vivir sin anestesia, aunque sea al precio de la muerte o la locura. Entre tanta gente rota y resignada, entre tanto enfermo de egoísmo y de miedo, bienvenido sea el insomnio del escritor. Como vos decís, descobija a los demás9.

El lenguaje en Pérez Torres, es lírico y cadencioso alertas veces, patético, irónico, ametrallante, inquisidor, fugaz, en otras. La fuerza humana que emerge de las calles, los harapos, las' pailas, la pobreza, la injusticia, acometen su sensibilidad, destruyen su sueño, amargan. su alimento.

La mirada directa, los laberintos del amor, la conciencia alerta, la honestidad, predisponen su espíritu al ruedo sin límites, al hedonismo posible, a la muerte devastadora siempre presente.

El lenguaje en Pérez Torres. Sorprende, abre, sumerge, señala al lector. Lo involucra como un atardecer único y delineado: que una vez contemplado, jamás se olvida,' porque tiene la vocación de la paz y de la guerra.

Estamos frente a una corriente de escritores para quienes 'tomar el hecho artístico como una vocación, como una dedicación, como una profesión rigurosa y diaria 10, es una alternativa vital. Culminó el tiempo de la musa y la inspiración. El oficio se hace a diario, al cambiar, transformar, enmendar, investigar; sólo allí, la belleza sucede intacta ante nuestros ojos.

A mí al menos me sucede que muchos cuentos, muchos pasajes de novela han salido de mis manos justamente como ensueños, para encontrarme al otro día con esa flor (el texto) cuyos pétalos me impresionan por eso, porque era una flor percibida en sueños y que luego la encontraba tangible, viva, palpitante 11".

Entre los autores más representativos de esta generación, junto a Pérez Torres, tenemos a Béjar Portilla, a Iván EgÜez, Abdón Ubidia, Jorge Dávila Vázquez, Eliécer Cárdenas, Javier Vásconez, Vladimiro Rivas, Jorge Velasco, Carlos Carrión, entre otros.

En 1985 Raúl Pérez publicó su primera novela. Teoría del desencanto y en 1989, otro libro de cuentos llamado Un saco de alacranes. Ha ganado premios nacionales e internacionales, entre los que están el, Premio Nacional de Cuento en 1976, Premio Único Jesé de la Cuadra en 1977 y el Premio Casa de las Américas de Cuba en 1980. Su obra se ha traducido en Holanda, Francia, EE.UU. y Grecia. En el Ecuador actual, contamos con literatura de gran calidad, de técnicas retinadas y concepciones profundas. La observación atenta de esas técnicas. del lenguaje y de los conceptos, podrá aportar a nuestro sentido estético, a nuestro criterio artístico a nuestra vocación si fuera' el caso; o a un' amplio discernimiento buscador y consciente de la vida.

Raúl Pérez Torres: El Hombre

¿Qué define lo que miramos de lo que Intuimos? ¿Qué espacio qué hondura nos deslinda de la metálica racionalidad y nos seduce camino adentro, donde los sentidos bullen y aletean al compás de un corazón más grande que se agita?

La Vida que encanta y desencanta la Vida que es piel, desintegrada y fruta en semilla, la Vida gota y océano la Vida que a Raúl Pérez asombra. Estatiza, avalancha, mima, degrada.

La Vida que en su suavidad y ternura da llevando. La Vida que en su acoso descansa en un saco de alacranes.

Al toro por las astas, dijo el poeta tzánzíco, y Raúl Pérez se puso a bogar en las aguas infernales de una conciencia abismal, entre obreros y estrellas, entre banderas y ejercicio.

El hombre pasa, sus temas perduran: la soledad, la desazón, la justicia, el amor, el absurdo, el caos, la belleza;, el hombre sólo da su respuesta, aletea al compás de sus sueños y se enrumba en pos del presagio.

El hombre pasa y en el camino se hace el amador, el contador, el observador, el mago. Lo cotidiano impregna de huellas su quehacer creo que en todos los personajes, de a1guna'manera, estoy yo.

Creo también que los personajes existen en la calle, en el campo. De todas maneras, la mayoría de los cuentos son vivencias propias, recuerdos infantiles con un arquetipo definido que puede ser mi padre, mi madre, mi hermano, mi amigo. Alguien que de una u otra manera ha dejado una" huella, un ejemplo, una angustia, una alegría en mí12.

El ritmo de su escritura va junto al de sus historias. La desaparición dejas puntuaciones, de las mayúsculas, la connotación, jerarquización de los personajes y los sucesos.
La marcación de las fechas, abogando ante la memoria de la justicia. Los adjetivos ceñidos a las cosas, los verbos trajinantes, al despunte del vértigo Y la delación.

La palabra que transpira, que huele, que salta, se arquea y dispara; la palabra que calla y que hunde, es su palabra. La que exorciza su alma y lo hace continuar,
Legitimario de la herencia frugal en el plano literario del país, consciente de su época y realidad, con la mirada lúcida puesta en los paisajes de más allá y más acá del propio territorio, Raúl Pérez se afianza en los derroteros arados allá, en el tejido suave que cobijó el frío del sol.

La Obra

Cuento

  • Da llevando, Quito, 1970
  • Manual para mover las fichas, Quito, 1974
  • Micaela y otros cuentos, Quito, 1976
  • Ana la pelota humana, Quito, 1978
  • Musiquero joven, musiquero,.viejo, Quito,1977
  • En la noche y en la niebla, La Habana, 1980
  • Un saco de alacranes, Quito, 1989

Novela

  • Teoría del desencanto, Quito, 1985.

Análisis literario de los textos seleccionados

Hemos efectuado la siguiente selección de cuentos de las diferentes obras dé Raúl Pérez Torres para la presente antología. .

Cuentos seleccionados para nuestra edición:

Libro

Cuento

Da llevando

El marido de la señora dé las lanas
EI cuico

Manual para mover los fichas

Este merino
Las caras burguesas

Micaela y otros cuentos

La ficha
Micaela
La expatriada
Pobre papá
Cuando me gustaba el fútbol

Musiquero joven, musiquero viejo

Las vendas
Ana, la pelota humana
Apágame la luz
De terciopelo negro

En la noche y en la niebla

Mi prima Martha
U.SA que te usa
Era martes digo, acaso que me olvido
Rondando tu esquina
Las tres gracias

Un saco de alacranes

Panamá hotel
Ciudad, mi ciudad transfigurada
¿Te acuerdas ñata?
Cañabrava
De aquellos lares, de aquellos cielos
Una gotita en el café

El objetivo principal. de este análisis, es que los lectores jóvenes cuenten con algunos de los instrumentos técnicos que se emplean y aplican en un texto, con el fin de obtener una visión lo más acertada posible del mismo.

Al conocimiento de la Literatura podemos llegar: en extensión mediante la lectura de obras completas o antologías amplias; y en profundidad, mediante el comentario o explicación de textos a través de las técnicas de análisis.

En este volumen, nuestra edición ofrece un acercamiento los dos campos de investigación. En el primer caso, a través de una amplia selección de cuentos de Raúl Pérez; yen el segundo, por medio de la explicación y reconocimiento de un área del instrumental técnico, como son las figuras literarias.

De la aplicación correcta de las reglas, lograremos dilucidar dos causas básicas para el análisis y, crítica de textos: qué dice la obra, es decir, llegar a su sentido, a su idea; y cómo lo dice, o sea su aspecto formal en lenguaje, estilo, etc.

De la selección de 24 cuentos de Raúl Pérez, hemos realizado, en primer término, un muestrario de las figuras literarias más frecuentes y representativas, ubicándolas en los diferentes textos; y finalmente, el análisis estilístico y temático del cuento "Ciudad, mi ciudad transfigurada", con lo cual esperamos contribuir de una manera eficiente a la formación e impresión literaria de estudiantes y de cualquier lector interesado.

Figuras estilísticas

El arte de contar narrar es traer una realidad ubicada en el pasado, presente o futuro, en la imaginación o en el deseo, en el sueño o en el recuerdo (tema-qué), de una manera particular y propia de cada autor (estilo-cómo).

¿Cuál es el estadio más antiguo de la narración? Por lo que hemos dicho, sabemos que durante la iniciación se narraban determinadas cosas a los jóvenes. ¿Pero qué cosas? La coincidencia de la estructura de los mitos y de los cuentos con la sucesión de acontecimientos que se desarrollaban durante la iniciación hace pensar que los ancianos contaban. Los jóvenes lo que les sucedía, pero se lo contaban refiriéndolo al antepasado fundador de la estirpe y de las costumbres, nacido de un modo milagroso, de su estancia en el reino de los osos, de los lobos, etc., había traído el fuego, las danzas mágicas (las mismas que se enseñaban a los jóvenes), etc13.

Raúl Pérez cuenta muchas de sus historias de un modo directo, sin rodeos.

Las introducciones y ambientes están sobreentendidos, pertenecen al lenguaje cotidiano de nuestra vida y por eso es fácil asumir1os.

En Micaela, por ejemplo, el personaje que habla se encuentra en una confesión. Es el momento último de expresión de su amistad a un compañero de celda, donde expone sentimientos e ideas, que el autor ha enmarcado dentro de una temática política y social.

No estimado, yo siempre tuve la suprema confianza en Micaela. El1a fue para mí como la última palabra, qué le digo a usted, como la primera. Es decir que ni necesitaba hablar con ella, todo lo comprendía de antes. El café listo. La cama caliente.

El mismo tono de confidencia, lo encontramos en Era martes digo, acaso que me olvido, donde la narración se enriquece dentro del marco de la cotidianidad popular, matizada con la dulzura especial que el autor suele hacernos sentir al presentarnos personajes queridos.

Bonita era la Carmela, mi arrejuntada, mi compañera que ahorita ya estará en huesos, atormentada por los gusanos manavalís.
Yo se lo decía compadre. No vaya a creer que yo no le daba explicaciones de las cosas, pero ella me interrumpía a cada rato:" “espérate Manuel, voy a meter las gallinas” o "aguanta un ratito, voy a trancar la puerta entonces si yo le decía. "ve Carmita, en el Sindicato hemos decidido... ella me salía con que me esperara porque tenía que darles la yerba a los cuyes. Así, ella me ara a saltos y a brincos hasta que se serenaba en la noche, pero ahí en cambio era yo el que me olvidaba de todo, porque su cuerpo calientico me llenaba y me descansaba más que todas las cosas de. Sindicato.

En Rondando tu esquina, el personaje se halla inmerso en un monólogo interior doloroso, en una pena de amor, y recrea la letra de una canelón de Julio Jaramillo, a quien se dedica el cuento.

Donde estarás amor que yo te espero, porque no es cierto que te hayas muerto ñerito, ruiseñor, rocola, no es verdad que me hayas dejado abandonada en este tugurio de m. la contra donde tu voz entra por todas las goteras de la cantina. Montuvio mentiroso. Pájaro del suburbio Tundulí.

El inicio de Pobre papá trata otro monólogo, esta vez abrupto... Inicia con fa consecuencia y desarrolla, en el primer párrafo, la explicación de la causa.
En este caso, varios verbos, es decir, varias acciones condicionan la historia a un tiempo acelerado y angustioso.

No he podido dormir en toda la noche.
Las paredes de esta casa nuevas son demasiado delgadas y mi cuarto está contiguo al de papá. He ardo a papá tomarse su acostumbrada pastilla para los nervios, he sentido el caer rítmico del liquido del vaso hacia Su boca le he oído quejarse toda la noche. Jadeaba, gritaba órdenes, roncaba fuertemente, respiraba con una respiración a veces quieta y a veces angustiosa.

Tiempos Verbales

En Pobre papá, además, tenemos un excelente ejemplo de la secuencia temporal pasado, presente y futuro. Esta secuencia la dan los tiempos verbales.

Presente:

El despertar de mi padre es un despertar de multitudes. A las cinco de mañana la casa se pone en movimiento. Los criados pasan y repasan, se abren llaves de agua, se barre por todos lados, se entre-o chocan las vasos y las tazas, se escuchan las noticias atrofiadas de la radio, a las Cocineras con. su trajín acostumbrado, los perros que ladran, los gatos de Marra José que reclaman ansiosos su parte en el festín y mamá ordenando nerviosa, gritando, moviéndose de un lado a otro como capitán sin barco. Es el rito de las madrugadas.

Pasado:

Se sentó en un escritorio enorme, y llamó a gritos al Teniente C1avijo. El Teniente entró rígido y ojeroso y se puso a las órdenes: “Clavijo”, le dijo papá, “quiero que lleve a este muchacho para qué presencie un interrogatorio".

Futuro:

en mitad del trayecto, cerca de llegar ala Alameda, insultará nuevamente al chofer por no virar rápido, se arrebujará más hacia el lado derecha, levantará un poco la cabeza para mirar los árboles del parque con una mirada desolada, luego quizá sonreirá apenas y como suspirando dirá: ¡ah, esta hija mía!

El tiempo presente nos indica, en Literatura, acciones de la realidad, sucesos concretos; al tiempo pasado se puede recurrir para recuerdos o evocaciones y el tiempo futuro, para recrear, imaginar, desear, presentir.

En el cuento mencionado, el autor juega con los tiempos; va y viene, recorre la historia del personaje con gran dominio del lenguaje.

El gerundio, usado correctamente, nos indica acción simultánea o subsiguiente, como en este ejemplo del mismo cuento, donde la acción no se detiene.

veo a mamá. sirviéndole solicita, como una criada más, temerosa y en silencio, revisando una y otra vez la taza en la que toma el desayuno, las cucharas que utiliza, probando ella primero la sopa, vigilando los armarios, los paquete a que trae el correo, relevando a los sirvientes cada semana, averiguando toda su vida pasada para emplearlos.

Personas gramaticales.

Es necesaria autoridad lingÜística, para .escribir lo que se quiere, como se quiere y hacerse entender claramente; Raúl Pérez tiene esa autoridad y la magia de habitar varios niveles de la vida literaria a la vez.

Veamos este ejemplo en el cuento U.S.A. que te usa

  1. Entonces Manuel tú te dispones,
  2. te entregan unos guantes de hilo blanco y empieza la cuestión,
  3. son ocho horas parado, sin pensar en nada querido sobrinito,
  4. a la quinta horas sientes un poco de sueño manuel pero debe ser porque ayer no dormiste.
  5. ahora en cambio llegaré a casa y dormiré como un lirón,
  6. larganne, olvidar la novia querida que me dejó por un. ..
  7. Observemos el' párrafo desde el punto de vista del emisor y del receptor.

Numeral 1: emisor tácito dirige a la 2da persona del singular (tú).
Numeral 2: emisor en tercera persona plural actúa sobre 2da. persona del singular.
Numeral 3: emisor sugerido en 3era persona singular se dirige a receptor en 2da persona singular.
Numeral 4: emisor tácito se dirige a 2da persona del singular.
Numeral 5: voz narrativa en 1 era. persona del singular. Numeral 6: emisor en 1 era. persona evoca a 3era. persona del plural.

Vemos que las personas gramaticales se mezclan y son absorbidas por el estilo del autor. Es un juego sintético y conciso donde lo explicativo se deduce por sí solo y el lenguaje presenta giros semánticos rápidos como ocurre en el pensamiento.

Ortografía

El estilo de un autor puede ser elaborado, como ya hemos visto, a partir de un verbo, de la persona que habla, cómo habla, etc. o también mediante la modificación de normas ortográficas.

En el ejemplo anterior encontramos que un nombre propio estaba sin mayúscula: "Entonces manuel tú te dispones... ". En el cuento Este merino, observamos que además de este detalle que se repite desde el título, no se ha tomado en cuenta ningún signo de puntuación, a excepción' de la línea final, donde tenemos la única exclamación puntuada.

y este merino pues bien yo necesito decirte que te quiero decirte que te adoro con todo el corazón que es mucho y ella no que no era imposible que mi papito que mi mamita pero en la almohada que si que si cómo será y este merino sólo en la frente como de amigos un beso chiquito como de amigo como si fuera tu papito ser! pecado dios mío cuídame líbrame ampárame ay sus bellos ojos parecidos a los del padre vásquez ...

Estilísticamente, esta técnica narrativa economiza palabras corta la intervención del personaje hablante, teje varios niveles de una misma realidad.

El texto se estructura, básicamente, con verbos y sustantivos. Notamos que los primeros dan agilidad a la narración, la que, a la verse por no contar con las pausas de puntos y comas. Los segundos encaman el relato y dan fuerza y carácter a los personajes y a los objetos.

Símil

Es lacomparácl6n. Esta puede suceder al conectar distintos planos literarios, sea de tiempo, de personajes, de temática, etc.

Nuestro autor elabora símiles tajantes y precisos, como el recorte de un bisturí, delinea magistralmente a los personajes, al darles o restarles propiedades.
Veamos varios ejemplos:

Micaela

me acordaba de la cara del Virolo, parecía mi cuaderno de primer grado, primero y último manito, bien rayado, y la sangre chorreándole por todos lados y formándole muchas emes en el rostro y en el pecho y en el piso donde estaba parado.
El Virolo era malo como un plato de sopa fría.

Musiquero Viejo

Marcela se sentó otra vez frente al espejo Y se limpió el maquillaje delicadamente con una crema blanca que extraía de un pote verde en forma de gato. A cada momento su rostro iba adquiriendo la palidez del agua tibia, como si un lienzo destrozado y antiguo fuera poco apoco siendo restituido por una mano maestra a su verdadero concepto, a su verdadera esencia....

Musiquero Viejo

"Estés borracho" dice Marcela, "borracho como una mariposa, como la bicicleta de Raulito.".

De terciopelo negro

y quedó mirando extraviado el disco que daba vueltas como una conciencia loca.

Panamá Hotel

Intento una sonrisa pero el sueño me ha dejado el rostro como el pergamino duro de lo ya vivido.

Era martes digo...

Me decía que la sopa de choclo era ella, y que el plátano frito era nuestro hijo, y que las habas tiernas eran las dos marías que se nos murieron al mes y medio. Engañándome como a una guagua para que coma. Yo nada más verle con la portavianda azul y el corazón un saltamontes.

Descripciones

Puede constituir el estilo general de un autor. Pablo Neruda, por ejemplo, tiene el estilo descriptivo, recurre al detalle y la explicación de los elementos permanentemente.

Se extendía, arenosa e infinita l a pampa a nuestro alrededor, y con cada cambio de la luz solar su palidez cambiaba como el cuello da una paloma salvaje suave, verde y violeta se espolvoreaba sobre las cicatrices planetarias, ceniza cara del cielo, confuso nácar irisaba el desierto.

Raúl Pérez no es descriptivo, pero cuando bocetea una situación, la naturaleza, una vivencia, un personaje, lo hace con belleza y rigidez, denotando con precisión los rasgos que dan sentido y particularidad a sus relatos.
Por ejemplo:

Musiquero viejo

quedaba entonces su piel de rasgos definitivos y profundos, la tristeza de unos ojos invernados para siempre, las rayas de la soledad en las mejillas, la tonta y tormentosa preocupación en el mapa de la frente, el hueco obscuro de su boca sin esperanza y sin salida, el cuello rojo lleno de arrugas, como un papel demasiado manoseado, como esos telegramas que traen noticias de muerte y de catástrofes, sus senos hinchados de canciones antiguas, d. pulpos terrestres, de puentes colgantes, su cintura de movimiento perpetuo, de molino de viento, de inútil reposo como el cadáver de un niño flotando en el mar, su vientre: estación del tren, cantina del pueblo, parada militar, saco de pobre, piscina de rico, ostra de hambriento, perla de corbata, cajón de sastre, nido de avispas, mitin político, sus muslos de cera diluida, de manteca rancia.

Micaela

Cuando alguien llegaba a pagar su condena, él se lo cobraba primero que nadie. Zalamero y puto bailaba a su alrededor, le prestaba su manta, le contaba historias, le regalaba escapularios, estampas mugrosas, pedazos de vidrio, puchos de tabaco, se inventaba juegos de calentamiento, manoseos diga usted, y el rato menos pensado, en el urinario o donde sea el nuevo dejaba de ser nuevo para siempre y el Virolo salía con los ojos más alrevesados que de costumbre.

Era martes digo...

mientras los dirigentes nos pedían que nos calmáramos, pero ya era tarde porque las puertas se abrieron, puertas de a uno cincuenta de ancho y todos trataban de salir, gritándose y empujándose, aunque afuera ya les esperaban los soldados, y disparaban como si estuvieran jugando a la guerra, 'sin importarles de cada uno, de los pelados, de las mujeres que se cubrían de los disparos con sus chalinas.

El último ejemplo tiene un marcado tono político que es una de 'as constantes en la cuentística de Raúl Pérez.

Onomatopeya

La poética y la musicalidad son parte imprescindible de la narración literaria. La onomatopeya es la imitación, mediante e1 lenguaje de sonidos reales o la recreación sonora del lenguaje.

Escuchemos la letra M en el siguiente ejemplo:

Micaela

me la pensaba en el recuerdo de mi vida con la Micaela mira y me ponía a practicar la memoria y me decía por ejemplo: iAh, que no te acuerdas cómo eran los zapatos de la Micaela mira cuando Juanito cumplió los dos años;

O los sonidos sugeridos de este otro:

Cuando me gustaba el fútbol

entonces empecé a subir a la casa pateando las piedras y aplastando las pepitas de capulf que encontraba en la calle, ese sonido me producía una dulce satisfacción en las plantas de los pies yen el oído.

Anáfora y Conversión

Estas figuras estilísticas son de repetición. En el primer caso, al inicio de una frase u oración y, en el segundo, al final. Su sentido es obsesivo, reiterativo, enumerativo.
Ejemplos:

Ciudad, mi ciudad...

Alguien esté esperando por mí para injuriarme, alguien me acecha desde un segundo piso, alguien va a disparar sobre mi humanidad temblorosa, alguien va a sentir un pájaro en el corazón cuando me desmadeje.

Panamá Hotel

los negros uniformados como pajarracos pululan de aquí para allá, meten maletas, sacan maletas, cargan maletas, vomitan maletas ...

Reflexión

Si bien las Introspecciones y análisis que realizan los personajes pueden considerarse dentro del campo temático, también podemos considerar si el autor hace uso o no de este recurso.

Hemos encontrado que sin disminuir el impacto temático, las reflexiones en las historias de Raúl Pérez, son rasgos estilísticos fundamentales de su calidad narrativa.
Veamos un ejemplo:

El marido de la señora...

Vivir de lana, casi como vivir de flores o de agua, pero ella me explicaba una y otra vez que por ejemplo por seis pares de escarpines le pagaban tres sucres yesos seis pares se hacían volando. que eran tres hermanas, en resumen cuatro obreras y que los pares se cuadruplicaban, que levantándose temprano, tranquilamente tenían para almorzar más o menos bien.

Alguna vez pensé que seguramente por eso, por su infancia de lanas, ella era tan suave, -tan dúctil, tan blanda.

U.S.A. que te usa

o como cuando descubriste que A1ice no era más que A1ice, como si seria necesario que las personas o las cosas fueran más allá para que existan, alelado, sintiendo que la vida no podía ser sólo eso, sólo A1lce, que debla haber algo encima o debajo o a los lados.

Figuras temáticas

Sinécdoque

Es otorgar una significación particular a una palabra que, en sentido propio, tiene una significación más general o viceversa. 'Es una relación de simultaneidad entre los distintos planos literarios. Su orientación es conceptual y connotativa dentro del relato. Tiene que ver con la forma de pensar del autor, su filosofía, mensaje, etc.
Veamos estos ejemplos:

Micaela

Entonces ese día del que hablo íbamos con el Muro para la plaza. Las piedras listas en los bolsillos, y la Micaela mala con el susto en el pañolón...

U.S.A que te usa

Estoy en lo alto. A muchos miles de kilómetros del suelo. El paisito por fin ha desaparecido. Horas de horas solamente el aleteo de las abejas en el corazón.

Sinestesia

Se da como una mezcla de sensaciones, de sentidos.

Cuando me gustaba el fútbol

Cuando fui a ponerme la camisa, ésta habla desaparecido. Comencé a buscarla primero con una risa nerviosa, luego angustiado y luego con "grimas en los ojos, pero la camisa nada. Todos empezaron a abandonarme. S. me abrió un abismo oscuro, largo, de donde sana mamá, Micaela, su hijo, Oswaldo, papá, el profesor, los zapatos de caucho, don Carlos, Gabriela, los apóstoles.

Raúl Pérez escribe "con todo el cuerpo, no a los lados, ni al contorno, sino en profundidad, porque es el ejercicio de la excitación de la inteligencia, porque agudiza (ya veces quiebra) todos los sentidos. Porque uno siente la muerte y la vida como en la culminación del coito, de su deslumbramiento...15. Y esa vehemencia, esa aleación de percepciones, se traduce por ejemplo en Rondando tu esquina. Se trata de un desciframiento de las vivencias, de los tormentos, de la conciencia del Ser.

Una voz narrativa es el personaje principal y la otra es ¿el destino?, ¿el alcohol?, ¿el dolor?

Paradoja

El cuento Cañabravaes un claro ejemplo de esta figura. Se inicia con supuestos lógicos dirigidos a un final previsible, pero la ironía nos sorprende al final.

El sentido de la figura es contradictorio y cuestionador de la realidad.

Otro ejemplo:

¿Te acuerdas ñata?

Nosotros, tan esmirriados ñata, tan frente filo, dándole al baile todos los días, practicando como si estuviéramos felices, como si estuviéramos paseando por la A1amedll, o El Carmen Bajo, en nuestra ciudad, tomados de la mano.

Metonimia

Es colocar una palabra en lugar de otra, cuyo significado se da a entender.

Micaela

Entonces me daban pálpitos tan fuertes y me sentía tan grande multitud que, bendita soledad, decía... tenía mi pinta para acercarme a cualquier don y solicitarle un cigarrillo con la navaja lista para sacarle los tintineantes que luego se hacían humo en la cantina de la peruana...

De terciopelo negro...

Manuel se levantó desnudo. Un sonámbulo manejado en la penumbra por manos imponderables. En ese silencio bailaban ángeles cascos y con cuernos y con uñas, volaban codornices de picos afilados, danzaba lucifer con su trinche loco.

Perífrasis

Se da como el desarrollo de muchas ideas o reflexiones a partir de un supuesto. Es una ampliación, una magnificación del tema. Esta figura muestra un sustento temático con' varias imágenes que lo confirman.

El cuento La señorita Xerox, que no consta en esta antología, es ejemplo de una perífrasis existencial, mientras que el cuento Una gotita en el café es una perífrasis de tipo político.

Leitmotiv

Es un motivo que se repite en varias obras del autor o varias veces en la misma obra. Por ejemplo la mariposa amarilla en Crónica de una muerte anunciada de García Márquez, que simboliza el inexorable destino que se cumple.

Es una recurrencia temática y está relacionada con la trama del relato.

En el cuento Panamá Hotel, de Raúl Pérez, la frase es la vida es el leitrnotiv.

Esta frase delimita los acontecimientos de la historia, las meditaciones del personaje central, su Ideología y visión del mundo.

lmagen

Puede ser connotativa o denotativa. Es una evocación sensible de la realidad. No es sólo una descripción. . Una imagen connotativa tiene un referente temático.

Por ejemplo, en Este merino, encontramos toda la ideología de una determinada dase social. a la que representa una mujer de 18 años. El' autor habla del comportamiento. las ideas. los aspectos del personaje:
Las Imágenes denotativas nos ofrecen elementos visuales, olfativos, tácticos, gestuales. etc.

Por ejemplo:

De aquellos lares...

Todo ha acabado -piensa Martín- mientras se pone sobre los hombros el gabán con un imperceptible gesto de fracaso. Toma luego lo poco de ron que queda el vaso, prende un cigarrillo y sale del café.

U.S.A. que te usa

Me levanto y miro por la ventana, las notas de la nieve caen sobre el piano negro y silencioso de la noche.

Mi prima Martha

Alegre dichoso, me levantaba entonces a cumplir mis tareas es escolares aunque su olor ultramarino, Su sabor de salmuera en mis manos duraba mucho tiempo y el lápiz dibujaba por sí sólo su silueta,...

El ambiente espeso de la sala me ahogaba y por un instante estuve al borde de estornudar pero no lo hice.

El cuico

leía hasta las doce, una de la mañana, hasta cualquier hora, hasta la hora en que mi hermano llegaba. Él venia, me decía: "hola" y comenzaba a desvestirse lentamente. Arreglaba su pantalón para que no se le dañara la raya, siempre, viniera como viniera. a veces venia un poco" pasado de copas, pero siempre era igual, yo lo miaba entre HuckIebeny Finn Y un pedazo de mi pijama a hurtadillas, su espalda siempre digna, justa, levantada, y Yo pensaba "así debe pararse Dios... y me dormía como un santo...

Análisis estilístico y temático de "Ciudad, mi ciudad transfigurada"

El relato se enmarca y desarrolla, físicamente, dentro de una sola habici6n. Esta locación nos transmite sentimientos opresivos, pero a la vez es idóneo para el clima de reflexión monologal que se desarrolla en la trama.

El tiempo narrativo real está en presente con varias digresiones dirigidas al pasado en forma de recuerdo. El texto es manifestado por la primera persona del singular.
El autor nos sorprende con la temática inicial: la aparición del ángel de la guarda lo que, en vez de confundir al personaje que es un ser adulto, lo transporta a un estado de ensoñación y recuerdos.

Las sensaciones evocan a la ciudad donde habita el personaje actante o principal, descrita bellamente, con delicadísimos detalles estéticos:

la mañana espléndida los nevados que la rodean, que la acarician con sus pechos de hielo respirar el color rosado de los arupos que empiezan a florecer y cuyos pétalos cardos por la caricia del viento formaban una alfombra aterciopelada a su alrededor los castaños, pecesillos dorados que únicamente necesitaban mi mirada para empezar a agitarse, a conmoverse...

La primera meditación termina con una imagen visual y olfativa simultáneamente, que habla del personaje y su recuerdo del amor:

dejando que la armonía del universo se manifestase con el . mismo esplendor del que ahora (en el recuerdo) entraba en la pieza, dueño y señor de los secretos, atravesaba la cortina, el cabello luminoso de mi amada, secaba la sábana húmeda, se proyectaba hacía la pared anterior, rebotaba en el espejo y luego cara desparramado al pie de la cama, quizá embriagado por el aroma salobre de las prendas íntimas que yacían tiradas como capullos en el cuarto luminoso.

Continúa el tono ensimismado del actante alrededor del mismo suceso y encontramos una paradoja que une al estudio sobrio del lenguaje, un sentimiento lacerado de la realidad:

porque en ese momento todo lo hubiera soportado, puesto que ya la quietud me atravesaba como un sable.

Seguimos el relato con una paráfrasis que recrea la infancia del personaje, pero hay la interrupción de un actor secundario que emite ruidos desde otra habitación, lo que provoca nuevos razonamientos.

La gesticulación del ángel guardián, alcanza claves premonitorias, el personaje vive sinestésicamente la desazón frente a lo desconocido.

y sé que algo va a pasar, que algo me va a pasar al salir de este claustro, de el vientre, de esta cueva, entonces prefiero estar aquí caliente, en la dulce posición de la inercia...

El relato termina en tono drástico, con el asesinato del ángel y la asimilación endurecida de láreal1dad por parte del personaje central.

NOTAS

  1. Cueva, Agustín, Lecturas y Rupturas, Quito, Ed. Planeta, 1986. Ibid. P. 187.
  2. Thomas, Dylan, Poemas 1934-1952, Madrid, Colección Visor de Poesla, 1986.
  3. Estrella; Ulises, Fuera de Juego, Quito, Colección Populibros No 18. Ibid., P 27.
  4. Vallejo, César, citado por Pérez, Raúl en Da nevando, Quito, Ed. Universitaria, 1970.
  5. Pérez Torres, Raúl, Da nevando, Quito, Ed Universitaria, 1970.
  6. Pérez Torres, Raúl, articulo. "El Cuento Ecuatoriano Contemporáneo', Revista Posdata No. 5 y 6,1982. .
  7. Galeano, Eduardo, Contratapa de 2da edición de Micaela y otros cuentos, Quito, 1976.
  8. Pérez Torres, Raúl, artículo "El Cuento Ecuatoriano Contemporáneo', Revista Posdata No 5 y 6, 1982
  9. Pérez Torres, Raúl, artículo "El oficio del escritor', Revista Iberoamericana, Universidad de Pittsburgh, 1988.
  10. Corrales Pascual, Manuel, Situación de' relato ecuatoriano, tomo 11, Quito, Centro de Publicaciones PUCE, 1977.
  11. Propp, Vladimir, Las raíces históricas del cuento, Madrid, Ed. Fundamentos, 1974.
  12. Neruda, Pablo, Para nacer he nacido, Bogotá, Círculo de Lectores, 1979.
  13. Pérez Torres, Raúl, artículo 'B oficio del escritor", Revista Iberoamericana, Universidad de Pittsburgh, 1988.

Algunos juicios críticos

... agregar que el trabajo de Raúl Pérez revela un amor por el lenguaje (pulido, cincelado, taraceado), tan esencial como el amor hacia la gente que surge de estas páginas en un llamado a todos y a cualquiera.

¿Por qué entonces, al leerlo, me he sentido argentino? ¿Por qué empiezo diciendo justamente "yo soy argentino"? Quizá porque he sentido que las diferencias existentes entre nuestros pueblos, nos acercan más que las semejanzas de una latinoamericanidad prefabricada e impuesta como un corsé de yeso. Quizá porque en más de un momento, al leer los cuentos de Raúl Pérez, he sentido casi físicamente que sus vivencias huyeran podido ser más a pesar de latitudes, longitudes, costumbres, modos, modas e ideografías.

Eduardo Gudiño Kieffer,
Prólogo de Musiquero joven Musiquero viejo,
Quito, Editorial Universitaria, 1978.

En el recuento de los narradores actuales 'más representativos del país, hecho en encuestas, reseñas o cátedras, la mención de Raúl Pérez resulta ya obligada.

Raúl Pérez, qué duda cabe, es uno de los autores de cuentos más completos y representativos de la literatura ecuatoriana de hoy... el procedimiento narrativo que por lo general usa Raúl Pérez resulta certero, funcional, diríamos, para la historia que nos cuenta. Sabiduría que se aprende a fuerza de oficio.

Hay una constante tensión lírica en la narrativa de Pérez, y particularmente en ''Teoría del Desencanto" que nos permite suponer al formidable poeta que tiene dentro.

Eliécer Cárdenas Espinosa.

Los escritores, tos críticos y los diletantes han definido el cuento como un encuentro de boxeo que se gana por K.O., como el acto de amor entre el gallo y la gallina, y como una flecha en el blanco. Pero él, sonreído, susurra: Yo soy lo que soy, una almendra de esencias. Esto, con toda lucidez, nos lo confirma Raúl Pérez Torres en su reciente cuentario, Un saco de alacranes, 'en el que con maestría equilibra la estructura con el acabado de sus relatos. Sin palabras superfluas, en estos cuentos cada término asume una función. específica en la urdimbre. Congratulaciones Raúl, por su bien logrado libro.

Nelson Estupiñán Bass,
La Estrella de 7 puntas, El Comercio, 30 de nov. 1989.

Puede decirse que los mismos rasgos que distinguen al Pérez T arres cuentista, están también presentes en su novela: el intenso subjetivismo, el enfoque de problemas privados e íntimos, el testimonio de un estado de ánimo que caracterizan a un grupo juvenil, a determinados sectores de nuestra sociedad, a una generación entera; y esto en el ambiente propio de Quito en particular, y de (Ecuador en general, durante los difíciles años sesenta. La bohemia intelectual, la rebeldía juvenil, el activismo político, la búsqueda tierna y rabiosa de una generación que, a toda costa, quiso conquistar su puesto en la difícil tarea de vivir yen la memoria de los hombres: esto y más es ''Teoría del Desencanto".

Juan Valdano Morejón,
Director de la Colección Letraviva de Ed. Planeta, en Ecuador.

“... la prosa madura de un hombre como Raúl Pérez Torres, con un prontuario narrativo respetable, apunta y se afina a la oxigenación de una realidad que debe ser tomada como eso, al análisis novelado de una crisis que en lugar de hundir al lector, lo desahoga, develando y rescatando estéticamente el pasado.

Sensual, con un buceo' en lo erótico que no llega jamás al empalagamiento. Poética con una forma de recreación que se desenvuelve sin dificultad en imágenes. Tierra, como una pasión en reposo.

Con una riqueza que denuncia un serio trabajo por lograr vencer la batalla al facilismo narrativo y verbal, pero con una justeza nominativa propia de los duros del género del cuento, Raúl Pérez Torres ha novelado con vigor un espacio espiritual, social, político y cronológico de América Latina que debemos conocer, precisamente para no repetirlo.

Luis Darlo Bemal Pinillo,
Familia, 5 de Julio 1987, Colombia.

 

... Pérez esboza certeramente aquello que Lewis llamó cultura de la pobreza. En este caso se apuntan algunas peculiaridades: la visión patriotera, el anti peruanisrno, el sentido mítico de ciertos paisajes históricos, el influjo del cine mejicano, la alienación velasquista y, emparentada con esta, la del Jesús del Gran Poder... Pero, sobre todo, el relato no escamotea las raíces del conflicto: frente a la cultura de la pobreza, nutriéndola, deja entrever el mundo de los opresores.

Diego Araujo Sánchez,
El Tiempo,agosto 1976, Quito.